El conflicto interno del MAS marca elección en Asamblea

La Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) elegirá este miércoles a la nueva directiva para la gestión 2018-2019. El escenario fue marcado por la bancada del Movimiento Al Movimiento (MAS) que es mayoritaria en el hemiciclo y que, entre disputas internas y confrontaciones, parece haber definido que el asambleísta Guillermo Vega sea el próximo presidente, aunque existe todavía oposición de un sector importante.

El día martes 5 de junio a las 15.15 horas se recepcionó la citación a la sesión ordinaria, en donde la presidenta de la ALDT, Sara Armella y el secretario, Abel Guzmán, en cumplimiento a los artículos 32-35-59 y 60 de su Reglamento General, citaron a los asambleístas a una sesión que se llevará a cabo este miércoles 6 a partir de las 16.30 horas en la sala de sesiones.

Dentro del orden del día se realizará la verificación del quórum, la lectura y aprobación del acta correspondiente a la sesión. Se dará lectura del informe legislativo correspondiente a la directiva del 2017 -2018. Finalmente, se llevará a cabo la elección y posesión de la nueva directiva y de las comisiones permanentes de la ALDT correspondientes a la gestión 2018-2019.

El presidente de la Comisión de Hacienda de la ALDT, Mauricio Lea Plaza, informó que los asambleístas están a la expectativa que la bancada del MAS resuelva sus conflictos internos para elegir a la nueva directiva.

“Estamos a la espera de que la actual directiva convoque a sesión de elección de la nueva directiva. La gestión legislativa culmina el siete. El ocho ya debería ejercer sus funciones la nueva directiva, es decir que el plazo máximo sería el jueves (siete de junio)”, explicó el asambleísta.

Sin embargo, hasta el martes por la mañana, la directiva de la ALDT no pudo ponerse de acuerdo para convocar la sesión. Lea Plaza expuso que “está claro que existe un problema interno en la bancada del MAS” por lo que no se está llegando a un conceso para culminar el proceso de elecciones.

A pesar de las decisiones que la bancada del MAS tomó el pasado fin de semana, en donde escogió a Guillermo Vega para que ocupe la Presidencia acompañado por Guadalupe Jurado como vicepresidenta y Sara Armella para la secretaría, se retrasó el llamado a sesión por lo que se supuso, dentro de la Asamblea, que las elecciones serían el jueves de la presente semana, pero la directiva envió la convocatoria con la firma de Armella y del asambleísta, Abel Guzmán.

“Nosotros como bancada tenemos claros nuestros objetivos de consolidar nuestra presencia como minoría y exigir una mayor participación porque el número de asambleístas en comisiones debería ser proporcional al peso que tienen las fuerzas dentro de la Asamblea y también exigir que todas las fuerzas políticas se encuentren dentro de la directiva”, señaló Lea Plaza.

Asimismo, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos (DDHH) de la ALDT, María Lourdes Vaca, explicó que mínimamente deberían tener dos puestos dentro de la directiva y de las siete comisiones, las otras fuerzas partidarias de la Asamblea deberían tener el manejo de tres.“Pero no se ha respetado esta proporcionalidad durante todo este tiempo y más bien se da una comisión y un puesto en la directiva”, manifestó Vaca.

Un conflicto marcado
El lío interno de la bancada del MAS viene condicionado por el pedido de modificación de la ley del 45 por ciento, que actualmente asigna ese porcentaje de recursos a la provincia del Chaco independientemente de donde se generen.

Los asambleístas de Padcaya, Bermejo y Entre Ríos han promovido cambios en la normativa aun enfrentándose a lo resuelto por el presidente Evo Morales, lo que ha tenido consecuencias al interior de la bancada con seis de los 16 curules exigiendo la modificación y poniendo en riesgo el control de la presidencia.

Finalmente se ha impuesto lo pragmático y el candidato a la presidencia, Guillermo Vega, que evidencia la alianza entre los curules de la zona alta, Cercado y Caraparí, advirtió que “no se entrará en pelea con el Chaco por el 45%”. Las declaraciones no han gustado al otro bloque, por lo que no se descarta que se vote diferenciado por primera vez en años, rompiendo la unidad de la bancada.

El representante de esta opción es Abel Guzmán, actual secretario y que no repetirá. Guzmán ha eludido los medios en los últimos días y tampoco atiende las llamadas.

Reparto no muy equilibrado de Comisiones

La actual Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) tiene seis de siete comisiones dirigidas por la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS). En este sentido, la Comisión de Hidrocarburos y Energía, la de Desarrollo Humano, la Comisión de Hacienda y Finanzas, la Comisión de Desarrollo Productivo, la Comisión de Pueblos Indígenas, y la Comisión de Estatuto Constitución son presididas por asambleístas del partido oficialista. La única comisión que es tutelada por Unidad Departamental Autonomista (UDA) es la de Derechos Humanos.

Igualmente hay cinco puestos en la Directiva de los que el MAS se ha reservado Presidencia, segunda vicepresidencia y la secretaría. La primera Vicepresidencia y la Vocalía serían para fuerzas de oposición. En el último periodo han sido para ISA y Bancada Indígena.