5-0: El anfitrión no tuvo complicaciones para iniciar con goleada

Con un 5-0, contundente y sin apuros, Rusia inició la Copa del Mundo que se disputa en su casa superando a Arabia Saudita en el estadio Luzhiniki de Moscú.

Si bien Rusia no es un favorito en este Mundial, ya tiene sus primeros tres puntos dentro del Grupo “A” a costa del conjunto asiático. Este viernes se completa la zona con el duelo entre Uruguay y Egipto para definir cómo queda parado el anfitrión tras la fecha número uno del “A”.

Respecto al partido que disputaron rusos y saudíes hay que mencionar que entraron en escena bajo el marco del cotejo inaugural del certamen, este detalle aumentó la exposición mediática del choque, ya que no son las selecciones más poderosas ni que mueven mayor cantidad de masas, pero se trataba del anfitrión frente a un equipo interesante para conocer.

El partido inició con dominio de Rusia, manejó los hilos en los primeros minutos, pero la posesión no le era suficiente para hacer daño y encontró en la verticalidad el quiebre del compromiso, fue determinante también el haber golpeado primero, una jugada por derecha que continúa en centro culminó con el cabezazo goleador de Yuri Gazinski a los 11 minutos de juego.

Ya con el marcador arriba, los saudíes dirigidos por el argentino Juan Antonio Pizzi se vieron obligados a salir por el empate, eso originó más espacios para los anfitriones y un partido con más situaciones sobre todo con jugadas de contra para ambos.

Sobre el final de la primera mitad, llegó la ampliación del marcador, Denis Cheryshev aprovechó para marcar el segundo dándole de ese modo a Rusia la tranquilidad para ir al entretiempo ganando 2-0.

Tras el descanso en los segundos cuarenta y cinco minutos las cosas no cambiaron mucho, el dominador siguió siendo el mismo, originando la sensación de que estaba más Rusia para el tercero que Arabia Saudita para el descuento. Y así se dio, al minuto 71 de partido, Artem Dzyuba aumentó cifras para ya poner la etiqueta de goleada en el compromiso.

No conforme con la superioridad, Rusia puso dos cerezas a la torta del debut con un “tremendo” zurdazo de Cheryshev, que puso el 4-0 y el segundo en su cuenta personal, más la anotación de tiro libre de Aleksandr Golovin, estas dos anotaciones en el tiempo de adición del complemento.

Rusia mostró buena cara en su debut, fue justo ganador en tanto que Arabia Saudita no logró consumar su proyecto de juego en el partido, a pesar que tuvo tintes interesantes en el trámite, pero que no le alcanzaron ante un entado anfitrión.

Los rusos tendrán como próximo rival a Egipto en San Pestesburgo el martes 19 de junio desde las 14:00 horas de Bolivia. Por su parte, los saudíes serán contrincantes de Uruguay el miércoles 20 a partir de las 11:00 (hb) en Rostov.